Buenos Aires posee un patrimonio arquitectónico desconcertante y sugestivo. Las múltiples fuentes de inspiración y la tendencia local a la reelaboración consolidaron en los dos últimos siglos una herencia artística vasta y ecléctica. Este blog pretende mostrar a través de fotografías algunos de esos detalles que suelen escaparse a quien camina sin mirar por donde pasa.

martes, 28 de diciembre de 2010

Monumento a Lisandro de la Torre


El monumento a Lisandro de la Torre se encuentra sobre la Av. Roque Saenz Peña y la intersección con la calle Esmeralda. Cerca de allí, en Esmeralda 22, se encontraba la casa de Lisandro de la Torre en Buenos Aires, donde se suicidó el 5 de enero de 1939.

Es la obra del escultor Carlos de la Cárcova. El artista Telmo Bertinat cuenta en su página web la siguiente anécdota sobre la obra:

"En el momento de hacer el monumento a Lisandro de la Torre le dije a De La Cárcova: «El Senador era de baja estatura y de contextura más gruesa» y me contestó que lo quería estilizado. Cuando lo hice (en todos los detalles bajo su dirección), Carlos quería que las dos extremos delanteros redondeados del saco estén en la misma altura y le dije que si levantaba el hombro del brazo derecho en voladizo (extendido porque el personaje estaba realizando la accion de sembrar), las dos puntas del saco nunca podrian estar a la misma altura y la respuesta de él fue: «como escultor sos un buen sastre». Mosquera Montaña que estaba presente siempre me decía:«¿cuándo me vas a hacer un buen traje?», y esa se convirtió en una broma frecuente."

Si bien la decisión de levantar un monumento a Lisandro de la Torre había sido adoptada por el Congreso durante la presidencia de Arturo U. Illía, fue la dictadura iniciada por Juan Carlos Onganía la que llevaría adelante el proyecto, en particular durante la presidencia de Alejandro A. Lanusse.

Fuente: telmobertinat.com.ar y Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada