Buenos Aires posee un patrimonio arquitectónico desconcertante y sugestivo. Las múltiples fuentes de inspiración y la tendencia local a la reelaboración consolidaron en los dos últimos siglos una herencia artística vasta y ecléctica. Este blog pretende mostrar a través de fotografías algunos de esos detalles que suelen escaparse a quien camina sin mirar por donde pasa.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Basílica Nuestra Señora de la Merced









Hacia 1604 existía ya una iglesia de la Merced, con el convento de San Ramón anexo, en su actual emplazamiento. En la segunda mitad del siglo XVII, ese templo habría sido reemplazado por otro. La tercera iglesia es la que ha llegado a nuestros días.

Algunas fuentes indican que su autor fue el Arq. Andrés Blanqui, con la probable colaboración del Arq. Juan Bautista Prímoli, ambos jesuitas. La primera piedra fue colocada en las fiestas patronales de 1721. En 1733 se habilitó gran parte del templo, pero su construcción culminó recién hacia 1779. Durante las Invasiones Inglesas fue ocupada por las tropas defensoras de Buenos Aires y, desde el atrio, Santiago de Liniers dirigió el ataque a la Plaza Mayor.

La iglesia, precedida por ese amplio atrio, que la vincula con su entorno urbano, tiene una sola nave y capillas laterales profundas; en el crucero, una cúpula se eleva sobre tambor cilíndrico. El presbiterio, más angosto que la nave, termina con un testero recto.

El interior de la iglesia conserva su carácter original, aunque las pinturas decorativas y los vitrales agregados a principios de siglo lo oscurecieron notablemente. Los altares, excelentes muestras de los estilos barroco y rococó, poseen valiosas imágenes religiosas, entre las que se destaca el Cristo de la Humildad y la Paciencia, del siglo XVIII.

Desde el claustro del convento se aprecia parte de la fachada norte, casi intacta pese a los cambios hechos a principios de siglo, cuando se agregaron rejas, cercando el atrio; la antigua ventana del coro fue reemplazada por un rosetón con vitreaux; se colocaron estatuas en los nichos.

En el frontis, cuyo remate curvo coronado por pináculos caracteriza al edificio, se agregó un grupo escultórico que representa a Belgrano ofreciendo el bastón de mando del Ejército del Norte a la Virgen de la Merced.

Está ubicada en la calle Reconquista Nº 207

Fuente: Wikipedia
Fotos obtenidas con una cámara Canon G11
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada