Buenos Aires posee un patrimonio arquitectónico desconcertante y sugestivo. Las múltiples fuentes de inspiración y la tendencia local a la reelaboración consolidaron en los dos últimos siglos una herencia artística vasta y ecléctica. Este blog pretende mostrar a través de fotografías algunos de esos detalles que suelen escaparse a quien camina sin mirar por donde pasa.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Edificio del Banco Tornquist






El Edificio Tornquist es un gran edificio bancario y de oficinas que se encuentra en la calle Bartolomé Mitre, entre Florida y San Martín, en la city financiera del barrio de San Nicolás, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Fue proyectado en 1926 por el arquitecto Alejandro Bustillo, considerado uno de los más trascendentes de la Argentina por su obra, que se acercó a crear un estilo arquitectónico nacional. La constructora alemana GEOPE llevó adelante las obras, y el edificio fue terminado hacia 1928.


Su comitente fue Ernesto Tornquist, un exitoso banquero y empresario de nivel internacional, cercano a los gobiernos argentinos desde la crisis económica de 1890, cuando actuó como garante para la obtención de créditos en Europa. Tornquist había fundado Ernesto Tornquist y Cía. en 1874, y en 1907 ésta se transformó en sociedad anónima, actuando como entidad bancaria e importadora y exportadora. También emprendió la construcción del Plaza Hotel de la Plaza San Martín, inaugurado en 1909.


En junio de 2002, por decreto presidencial 2055/2002, fue declarado Monumento Histórico Nacional, junto con los edificios del Banco de Boston y del Banco Nación.
El 24 de junio de 2010, durante las obras de refacción del edificio, ocurrió un incendio en el octavo piso del edificio.


El Edificio Tornquist cuenta con 2 subsuelos, una planta baja, entrepiso y 9 pisos altos (uno en la mansarda). Fue considerado uno de los más amplios y avanzados en su equipamiento en su momento, ya que la distribución de los espacios internos es singular: en el 2º subsuelo se encontraba el Tesoro del banco, conectado con una escalera directa a la planta baja (hall principal del Banco Tornquist), ya que en el 1º subsuelo estaba el restaurante Trócadero, con acceso particular desde la calle.


El edificio estaba planteado en el particular estilo historicista neoclásico que caracterizó la obra de Alejandro Bustillo, sabiendo combinar elementos europeos con los coloniales españoles que habían abundado en la Argentina antes de la llegada de la generación del 80.


El Edificio Tornquist tuvo en su momento algunos de los mayores avances en cuanto a infraestructura y servicios, contando con innovaciones tales como sistema de aire acondicionado central, sistema de extracción de polvo, sistema de tubos neumáticos y recolección de correo, y los ascensores de alta velocidad.


Fuente: Wikipedia
Fotografías obtenidas con una cámara Canon G11


Ver mapa más grande

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada