Buenos Aires posee un patrimonio arquitectónico desconcertante y sugestivo. Las múltiples fuentes de inspiración y la tendencia local a la reelaboración consolidaron en los dos últimos siglos una herencia artística vasta y ecléctica. Este blog pretende mostrar a través de fotografías algunos de esos detalles que suelen escaparse a quien camina sin mirar por donde pasa.

jueves, 31 de marzo de 2011

Reloj Solar :: Planetario de la Ciudad de Buenos Aires



El reloj solar fue donado por la Embajada de Japón en Buenos Aires al Planetario Municipal sito en el Parque 3 de Febrero en enero de 1970. Se trata de una replica de un modelo inventado por el profesor Tokutaro Yabashi, un eximio estudioso y realizador de relojes solares protegidos por patentes estadounidenses. También el pedestal está construido según forma geométrica preestablecida. Su ubicación geográfica según el sistema de referencia WGS84 es Lat. 37º 59' 54",5 Sur Long. 57º 32' 54",1 Oeste con su cara plana orientada con el meridiano del reloj, o sea hacia el norte geográfico o verdadero.

Las partes que conformar el reloj solar se resumen en una placa de lectura del tiempo u horas, del lado derecho las antemeridianas y del lado izquierdo las postmeridianas. Una marquesina de acero inoxidable inclinada según la elevación del polo sur, o sea en la dirección del eje terrestre apuntando hacia el polo sur, cuyo ángulo representa la latitud de lugar, en nuestro caso 38º S -. La arista derecha de la marquesina es la que proyecta la sobra sobre las horas antemeridianas, la arista izquierda nos indica las postmeridianas.

En el caso del pasaje del sol por el meridiano del punto de emplazamiento del reloj, las sombras de la arista derecha e izquierda nos marcan la misma hora al comienzo de arco de las horas derecho y izquierdo. Un intervalo de arco entre las dos indicaciones permiten tal lectura. La placa base está fijada a otra de base, en chapa de hierro, con dos tornillos de cabeza circular (una especie de seguridad) que permiten aflojarla para girarla guiada por una ranura. Esto permite alinear la marca correspondiente a la ecuación del tiempo con la longitud de 60º W marcada en un índice más abajo que evidencia los valores de la ecuación. Esta corrección, que en teoría debiera hacerse diariamente, en la practica a cada 10 o 15 días, responde a 'transformar' la lectura del tiempo verdadero u hora verdadera local en la media y aproximada a nuestro común reloj. Volveré sobre este tema...

El reloj está configurado para que marque la hora del huso -4 u huso 4 al oeste de Greenwich. Pero no espere que en este momento el reloj les marque una buena hora... La corrección de la ecuación del tiempo está desfasada con la fecha, olvidada, congelada.
 
Fuente: La Cocina de Pasqualino Marchese
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada