Buenos Aires posee un patrimonio arquitectónico desconcertante y sugestivo. Las múltiples fuentes de inspiración y la tendencia local a la reelaboración consolidaron en los dos últimos siglos una herencia artística vasta y ecléctica. Este blog pretende mostrar a través de fotografías algunos de esos detalles que suelen escaparse a quien camina sin mirar por donde pasa.

sábado, 30 de julio de 2011

Columna Meteorologica - Jardín Botánico Carlos Thays


También conocida como Columna del Tiempo, se trata de un monumento donado por la Comunidad Austro-Húngara en ocasión del centenario de la Argentina que fue inaugurado el 6 de octubre de 1911.

El monumento emplazado en el Jardín Botánico de Buenos Aires, está formado por una columna de mármol blanco pulido, circundada por tres escalones, sobre una plataforma circular de granito. En la parte media inferior se encuentran ocho nichos, que contenían instrumentos meteorológicos (termómetros de máxima y mínima, barómetros, etc.).

En la parte superior se hallaban instalados ocho relojes de precisión, que marcaban la hora de las principales ciudades capitales del mundo. Sobre uno de los costados de la columna había un gnomo o reloj de sol. La obra está coronada por una esfera de bronce, representando la bóveda celeste, con un círculo zodiacal, mientras que en su interior otra esfera representa la tierra, con sus cinco continentes.

La columna fue realizada por el ingeniero húngaro José Marcovich. En 1969 se restauró, sin que pudieran recuperarse los instrumentos meteorológicos de precisión que poseía originalmente.

El 23 octubre de 2009 tuvo lugar la reinauguración del monumento en la que participaron miembros de las comunidades austríaca y húngara, representantes de cancillería y del Gobierno de la Ciudad. En esta oportunidad el Coro Sine Nomine de Viena participó entonando a capella canciones populares austríacas y húngaras.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada